Kornwestheim, hallo und tschüs!

 

 

Durante el curso escolar 2009-2010, el IES Pedro Jiménez Montoya de Baza (España) y el Ernst Sigle Gymnasium de Korwestheim (Alemania) alcanzaron un acuerdo de colaboración que tenía como principal objetivo fomentar los intercambios escolares entre el alumnado de ambos países, ofreciéndole así la oportunidad, por un lado, de mejorar su competencia comunicativa en lengua extranjera y, por otro, de conocer otras culturas y sistemas educativos, con el fin de prepararles para los retos que plantea la realidad social actual.

 

Con el inicio del nuevo curso 2010-2011, un total de 22 alumnos (16 alumnas y 6 alumnos de 4º ESO y 1º BCH) de edades comprendidas entre los 14 y los 17 años han participado en el segundo encuentro anual entre ambos centros que ha tenido lugar en la población alemana de Kornwestheim, entre los días 9 y 16 de octubre.

 

alemania_2010

 

Acompañados por los profesores Samuel González Rubio y Roberto Rodríguez González, nuestro alumnado tuvo la oportunidad de conocer la propia ciudad de Kornwestheim, a través de un juego de preguntas y respuestas elaboradas por el profesorado alemán y en donde se debía interactuar con la población local, de visitar la parte histórica-monumental de Stuttgart así como los monumentos medievales de Heidelberg y Esslingen am Neckar, de introducirse en el apasionante mundo del automóvil de la mano del Museo Mercedes Benz, de colaborar en la preparación de una clase de lengua española ayudando al alumnado alemán a resolver las dudas que les surgían en relación a nuestro idioma, de asistir a una clase de baile pudiendo así disfrutar de los ritmos caribeños… sin olvidarnos, por supuesto, de la recepción oficial que les brindó el alcalde de la ciudad en la torre del Ayuntamiento.

 

Como colofón al intercambio, el alumnado español también participó en la elaboración de una fotonovela en inglés en donde, y de forma resumida, ponía de manifiesto la multitud de experiencias y sensaciones de las que había sido objeto durante los días que duró su estancia en el país de acogida.

 

En definitiva, se podría decir que la experiencia ha resultado ser todo un éxito nuevamente, tal y como así lo demuestran las numerosas muestras de cariño que tanto profesorado como alumnado han recibido de sus colegas alemanes, convirtiendo la despedida en el único momento agridulce del encuentro, si bien nos queda la ilusión de saber que nuestros caminos se volverán a cruzar a finales de junio, cuando nuestra visita sea correspondida con la suya. Como alguien dijo una vez «los buenos momentos se pasan, pero lo realmente importante es haberlos vivido».

 

 

Deja una respuesta

cuatro + 6 =